October 18, 2017

Neumáticos Borturo
article-bridgestone

manejan_9

 

Calibrar los neumáticos semanalmente de acuerdo con la indicación del manual del fabricante del vehículo.
Rotar los neumáticos. Vehículos con neumáticos radiales cada 7000 Km y vehículos con neumáticos diagonales cada 5000 Km rodados.
Evitar la baja presión de inflado y la sobrecarga en el vehículo. La baja presión de inflado y el exceso de peso compromete la estructura del neumático, aumentando el riesgo de daños y/o de alteraciones estructurales importantes.

Hacer mantenimiento preventivo del vehículo. Amortiguadores, resortes, frenos, rodamientos, actúan directamente sobre los neumáticos.
Utilizar medidas de neumáticos y llantas indicadas por el fabricante del vehículo. El vehículo fue proyectado para interactuar en forma equilibrada. La utilización de neumáticos diferentes altera el equilibrio.

Alinear el sistema de dirección y balancear los neumáticos conforme a lo indicado por el fabricante del vehículo a por lo menos cada 10.000 Km. También siempre que el vehículo sufra impactos fuertes, rotación de neumáticos, evidencia de desgaste irregular en los neumáticos, cambios en los componentes de la suspensión.

Utilizar el tipo de neumáticos indicado para cada tipo de servicio. Rodar en ciudad con un neumáticos destinado a uso fuera de camino, provocará un incremento en el consumo de combustible y pérdida de estabilidad y confort.

Observar periódicamente el indicador de desgaste de la banda de rodamiento (TWI). Este indicador existe en todos los neumáticos, avisa cuando debemos reemplazar los neumáticos (límite máximo), reduciendo el riesgo de un accidente.

No permitir el contacto del neumático con derivados del petróleo. Estos productos atacan al caucho, haciendo que pierda las propiedades físico-químicas y mecánicas.

Evitar la conducción agresiva, con frenadas fuertes y cambios bruscos de dirección. Nunca ignorar la existencia de “lomas de burro” e imperfecciones del piso. Los mejores pilotos de competición son aquellos que conducen rápido pero saben cuidar el vehículo y los neumáticos.

Los principales componentes a vigilar son los siguientes:

Sistema de Frenos: pastillas, y zapatas, disco de freno, antibloqueo electrónico, servo asistencia, disco de freno, líquido de freno, bombines de freno.

Suspensión: Amortiguador, muelle, anclaje, trapesio, barras estabilizadoras

Sistema de Dirección: Cremallera de dirección, Servo asistencia, rótulas y neumáticos.

El amortiguador: un elemento vital para su seguridad

La vida útil de un amortiguador se sitúa en torno a los 30.000 km, pero no es una medida científica depende del estado de las vías por las que se transite.

El amortiguador no necesita mantenimiento, pero si revisiones periódicas.
Pruebas realizadas con amortiguadores en mal estado se pudo comprobar que los efectos que traje circular en estas forma son: distancia de frenado más largas, dificultades a la hora de esquivar obstáculos, aumento del riesgo de aquaplaning y de derrape en suelos mojados peor manejabilidad del vehículo, fatiga de conducción , etc.

Aceite y refrigerante

El verano es la época del año más adecuada para cambiar el aceite, el filtro de aceite y el líquido el líquido del sistema de refrigeración.
El cambio de aceite es la operación de mantenimiento del vehículo más habitual, es conveniente ser riguroso en los plazos aconsejados por el fabricante.
En cuanto al refrigerante, se trata del mismo líquido al que popularmente llamamos anticongelante.
Su misión es tan importante en verano como en invierno.

logo_entrychico

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

octubre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031